Cabecera
acreción (o acrecimiento)
Agencia Espacial Europea
agujero negro
altas energías
año sidéreo
año solar
año-luz
antimateria
arqueoastronomía
asteroide
astrobiología
astrofísica
astrología
astronauta
astronomía
astronomía como afición (o astronomía no profesional)
astronomía de posición
astronomía extragaláctica
astronomía galáctica
astronomía profesional (y dónde estudiarla)
astropartículas
astrosismología
atmósfera
aurora polar
calendario
calidad de imagen (seeing)
canibalismo galáctico
catálogo
CCD
cefeida
cenit
ciclo solar
cinturón transneptuniano (o de Kuiper)
clase de luminosidad
clasificación espectral
color
cometa
conexión Sol-Tierra
constante cosmológica
constante de Hubble
constelación
contaminación lumínica
coordenadas celestes
cosmología
cosmos
cuásar
cuerpos menores
cúmulo de galaxias
cúmulo estelar
curva de rotación de las galaxias
curvatura del espacio
desplazamiento al rojo
detectores de rayos cósmicos
deuterio
día
diagrama de Hertzsprung-Russell
disco circunestelar
distancia focal
eclipse
eclíptica
ecuación de tiempo
efecto Doppler
efemérides
enana blanca
enana marrón
energía oscura
enrojecimiento interestelar
epiciclo
equinoccios
esfera celeste
espacio-tiempo
espectro
espectro electromagnético
espectroscopia
estaciones astronómicas
estallidos de rayos gamma
estrella
estrella binaria
estrella de neutrones
estrella doble (o múltiple)
estrella enana
estrella fugaz
estrella Polar
estrella variable
estructura del universo a gran escala
evolución estelar
exoplaneta
expansión del universo
fisión
formación estelar
fotometría
fotómetro
fotón
fotosfera
fusión
galaxia
galaxia activa
Galaxia, la
geocentrismo
geodésica
gigante azul
gigante roja
gnomon
Gran Explosión (Big Bang)
Gran Implosión (Big Crunch)
gravitación universal
grupo de galaxias
Grupo Local
helio
heliocentrismo
hidrógeno
hipernova
historia del universo
horizonte de sucesos
inflación
interferometría
interferómetro
isótopo
Júpiter
kelvin
Lágrimas de San Lorenzo
lente gravitatoria
ley de extinción interestelar
ley de gravitación universal
ley de Hubble
leyes de Kepler
límite de Roche
línea de base
lluvia de estrellas
longitud de onda
luminosidad
Luna
lunación
luz
luz zodiacal
magnetosfera
magnitud
mancha solar
mareas
Marte
materia interestelar
materia oscura
mecánica celeste
medio interestelar
medio interplanetario
megalito
Mercurio
meteorito
meteoro
meteoroide
microondas
misión espacial
monturas (de telescopios)
movimiento anual
movimiento diurno
movimiento propio
nadir
nebulosa
nebulosa planetaria
Neptuno
neutrino
nomenclatura de objetos astronómicos
nova
nube de Oort
núcleo activo de galaxia
nucleosíntesis
objeto de masa planetaria
objeto subestelar
objeto transneptuniano
observatorio astronómico
observatorio espacial
observatorio virtual
Observatorios astronómicos en España
ocaso
órbita
orto
paralaje
pársec
perigeo y apogeo
Perseidas
planeta
planeta enano
planeta extrasolar (o exoplaneta)
planeta gaseoso o joviano
planeta rocoso o telúrico
planetario
plutoide
Plutón
poder de resolución
polos norte y sur
precesión
púlsar
radiación de fondo de microondas
radiación de Hawking
radiación electromágnética
radiación infrarroja
radiación ultravioleta
radiación visible
radio de Schwarzschild
radioastronomía
radiofrecuencias
radiotelescopio
rayos cósmicos
rayos gamma
rayos X
relatividad especial
relatividad general
resolución angular
satélite
Saturno
secuencia principal
sistema planetario
Sistema Solar
Sociedad Española de Astronomía
Sol
solsticios
supercúmulo de galaxias
supergigante
supernova
telescopio
telescopio reflector
telescopio refractor
teoría geocéntrica
teoría heliocéntrica
Tierra
tipo espectral
Titius-Bode (ley de)
unidad astronómica
Unión Astronómica Internacional
universo
Urano
velocidad radial
ventana atmosférica
Venus
Vía Láctea
viento solar y viento estelar
zodíaco
zona de habitabilidad

estrella enana

Responsable:Artemio Herrero
Definición:
A pesar de que su nombre lleva a pensar en estrellas más pequeñas de lo habitual, se denomina “enanas” a las estrellas que se encuentran en la fase principal de su vida, desde que nacen hasta que se agota el hidrógeno en su núcleo. Esta fase, conocida como secuencia principal, constituye prácticamente el noventa por ciento de la vida de la estrella. Así pues, la gran mayoría de las estrellas son “enanas”. Técnicamente se conoce a las estrellas enanas como estrellas de “clase de luminosidad V”. El Sol es una estrella enana de tipo G2V, donde G2 designa su tipo espectral y el número romano V su clase de luminosidad, o de brillo. No obstante, el término es confuso, porque existen algunas excepciones como son las enanas blancas, que ya no están en la Secuencia Principal, y las supergigantes azules, de las que algunas están todavía quemando hidrógeno en su núcleo. Las estrellas no permanecen en su estado de enanas toda la vida, sino que pasan a ser gigantes o supergigantes, aunque en el curso de su evolución pueden volver a un estado de enana. El Sol, actualmente una estrella enana, será una gigante roja en cinco mil millones de años, y en otros quinientos millones de años volverá a ser una enana, en esta ocasión una enana blanca.